• 17-01-2022
  • Buenos Aires, 15°C

Punto de quiebre

A raíz de la actuación, no del resultado, ahora se puede caer fácilmente en la tentación de resolver en que nivel está la selección argentina. Y sinceramente, no estaría mal.

Sucede que en esta misma página, en el anticipo del partido, sostuvimos que el juego con España a pesar de las dificultades que traía Argentina sería un tester del nivel. La selección dio una imagen alentadora en el segundo tiempo y parece avizorar un buen horizonte. Ahora si se perdía por 30 ¿Estaríamos diciendo cual es el nivel que tenemos o hablando de la ausencias y los problemas?

Por eso todo amistoso sirve, por eso todo partido es importante, por eso se juzga desde el entendimiento de la etapa de la preparación y a conciencia de los errores y las virtudes.

Siempre hay un tiempo para una mirada romántica pero la etapa en que Emanuel Ginóbili firmaba autógrafos llegó a su fin. La selección esta en el cuarteto de los candidatos al oro en Beijing, esto implica no solo una responsabilidad para jugadores y cuerpo técnico sino para las observaciones que se hagan sobre su desempeño. Es conveniente tener paciencia, apoyar y sobre todo buena actitud crítica.

Argentina se presentó en el peor de los escenarios previos, con dos jugadores que venían en etapa de recuperación física (el escolta titular y el base suplente), dos ausentes (el pivote titular y el ala pivote suplente) y un jugador que no había practicado con intensidad por falta de contrato (el escolta suplente). Demasiados problemas para enfrentar al mejor equipo del momento, y encima en su propia casa.

Los vaticinios de los entrenadores antes del partido hablaban de la diferencia que existía en el marco teórico. “Lo único que espero es que, si ganamos fácil, mis jugadores no se crean que ya está todo listo. Debemos seguir mejorando y deseo más que nadie un partido duro y parejo“, decía Aíto García Reneses. “Espero que, si la derrota es amplia, no afecte el ánimo del plantel” contestaba Sergio Hernández. ¿Es que todos esperaban una goleada española?

El primer tiempo hizo presagiar justamente algo de estos vaticinios. El partido se divide claramente en dos y cada mitad fue un juego diferente. A saber:

* El primer tiempo fue muy malo. Nos dominaron los rebotes 21 (11-10) por España – 11 (8-3) Argentina.

* Cometimos 18 faltas contra 9 de España, salvo tres que parecieron no existir, el resto era producto de la impotencia y la inoperancia.

* La defensa del 1 vs 1 fue vulnerada muchas veces en acciones de rompimientos o tiros cercanos de los pivotes. Punto muy flojo

* La defensa de conjunto fue lo mejor. Aunque hubo algunas acciones de pick and roll de los españoles que nos pusieron en situaciones comprometidas.

* Argentina defendió con cambio de marca la mayoría de las salidas de los bloqueos. Esto provocó muchos miss match y alejó a los internos del juego interior. (Quedaron emparejados Román González y Luis Scola con los perimetrales)

* En ataque, jugamos a lo que nos dejaron jugar. Con su defensa nos rompieron todos los sistemas. Sin Oberto perdimos referencia y Román jugó a “pescarla” en ofensiva. Siempre dio la sensación que Argentina hacía lo que podía y no lo que quería.
No le pudimos pasar la bola nunca a Scola en el 1 vs 1. Tuvimos 60 % en dobles pero solo con 15 tiros y 3/10 en triples.

* En cambio España dio la sensación siempre que jugaron a lo que pretendían en ataque. Con mayor o menor oposición. Tuvieron mucha efectividad lanzando con oposición.

Vuelta de página. Un partido distinto en el segundo tiempo.

Se notó que Argentina no perdió el tiempo en el vestuario en el descanso largo del partido y corrigió muchos de los errores presentados en la primer parte.

España ensayó una defensa zonal de frente impar (1-3-1), cuando ganaba 49-38 que nos complicó. Hasta que Sergio Hernández ordenó acaso una de las pocas variantes que le quedaban: Nocioni de ala pivote y Luis Scola de pivote. Afuera Román, afuera Juan Gutiérrez, adentro Delfino.

Siempre una apuesta cuenta con la parte azarosa. España se confundió y apeló al tiro de tres puntos como si fuera un regalo. Los locales lanzaron 7 tiros triples en el primer tiempo (2/7), cuando jugaron a voluntad y 16 en el segundo (7/16) cuando argentina se cerró en su canasto.

Fue entonces que quedaron grabados algunas imágenes de primer plano: Luis Scola es mucho más que un jugador talentoso. Es un referente en cancha para sus compañeros. Manda, ordena, planifica a toda velocidad. Hace lo necesario para el equipo. Y a su lado, acaso en una posición que le es incomoda, Chapu Nocioni desparrama actitud para generar un efecto multiplicador en sus compañeros. Esos gestos levantan al equipo.

Con un partido más ordenado, los rebotes se nivelaron y Argentina sin pivote (cosa rara) se adueño de los tableros (ganó 17 a 11 los rebotes en el segundo tiempo)

Es importante destacar que los puntos recibidos en contra no son un reflejo perfecto de cómo se defiende: Argentina recibió 45 punto por mitad y en el segundo tiempo lo hizo mucho mejor. De todos modos, fue goleado. Es bueno saber también que cuando se ataca bien se defiende bien como consecuencia.

Pero a la mejoría defensiva la acompañó con mayor goleo. Hubo 7 triples en el segundo tiempo solo entre Delfino y Manu. Ginóbili calentó motores y lastimó con su tiro a distancia (4/5) demostrando que a su uno contra uno le falta explosión. Dejó dos bandejas cortas que en otro estado físico no las erra ni dormido.

Hubo una mejoría individual puesto por puesto a partir de jugar con Nocioni de ala pivote, pero no se puede depender siempre en ataque de la impronta de los jugadores. El gesto del coraje para levantar un partido de 15 puntos abajo es para vender entradas, pero no sirve para ganar campeonatos.

España ganó porque jugó mejor, siendo que podría haberlo perdido. En el final la selección local no erró libres ni desaprovechó sus últimos tiros.

La imagen del segundo tiempo de la Argentina nos regala el mayor de los beneficios: nos da esperanzas. Con los problemas que trajo al partido dio un vuelco espiritual al juego y pudo advertirle a España que el mejor equipo del momento dependerá de una noche brillante para ganarle a la Argentina. Ahora con éste envión anímico permitirá trabajar fortalecido.

Pablo Tosal
www.pickandroll.com.ar

COMENTARIOS (4)

Reighnman 23/07/2008

TOSAL GENIO!!! incuslo tuviste la grandeza de no mencionar la labor de los árbitros

Responder
Sebastian 23/07/2008

Creo que son estos magnificos Jugadores los que nos darán mayor o menor figuración. Hernandez no está a la altura de las circunstancias. Me hubiera gustado Lamas de principal. Pero bueno, ya esta, ojalá froten la lampara y consigamos algo para este hermoso deporte, dado que nuestro país debe estar, en las otras disciplinas, en el peor momento de su historia por la nula participación oficial en todo sentido. Claro, apoyando al deporte amateur no se puede cometear.....

Responder
Pablo 24/07/2008

Por primera vez coincido practicamente con el analisis del partido, otra cosa,Roman Gonzalez puede ser un jugador importante para la liga, pero a este nivel me parece que esta dos escalones por debajo

Responder
pacopla 25/07/2008

Cuando hay una defensa tan asfixiante como la de españa me gustaría que juegue porta o quinteros de base, que le de mas moviliodad porque no se puede quedar siempre uno a uno. Prigione demora bastante en comenzar los movimientos y si la primera movida falla la termina tirando cualquiera.-<BR/>o no?

Responder

DEJA UN COMENTARIO