• 27-05-2022
  • Buenos Aires, 15°C

Con lujos, Entre Ríos está en la final

Es díficil jugar ante un equipo así. Que saca triples de la galera y soluciones donde no se ven. Es complicado si Paolo Quinteros apunta y no pifia, si Leo Ruiz Moreno siempre se hace lugar en la defensa, si Damián Tintorelli se gana todo en la pintura. Santa Fe ahora lo sabe bien. Es muy dificultoso ganarle a un plantel tan enchufado y comprometido con su esquema de juego y su objetivo.

Entre Ríos lo hizo mejor que nunca, y sí, Santa Fe extrañó, y vaya si lo hizo, a su base natural, Diego Ciorciari. Y se le puso cuesta arriba llegar al gol y cambiar el partido que le ofreció su adversario por uno nuevo. El local, el equipo de Svetliza, llegó a la final sin sobresaltos, ni sufrimientos, con todas las ganas de completar hoy el sueño de volver a festejar en casa, ante su gente, que lo acompaña ahora, como siempre y más aún.

Despabilarse a tiempo

El comienzo menos querido, el que aparece en las pesadillas, el que se quiere evitar, y más en casa y ante una multitud soñando algo distinto. Tal vez por la ansiedad que provoca una instancia decisiva o el estadio lleno, o simplemente porque arrancó mal, pero Entre Ríos pasó tres minutos sin encontrarle la vuelta al juego y se comió un parcial de 10 a 0 ante un rival atento, rápido y efectivo que aprovechó cada error de los locales para hacerle pagar del lado contrario.

Paolo Quinteros clavó el triple que trajo alivio y el elenco entrerriano se despabiló de la pesadilla, sin frenar por eso el ritmo de Santa Fe, que demostró de movida porque estaba jugando la semi.

La reacción llegó a través del trabajo defensivo del local, que se puso muy fuerte en su tablero, mordió cada pelota y salió disparando con Quinteros al canasto contrario.
La levantada de Entre Ríos no se apagó en dos minutos, el equipo fue consistente atrás y rápido para salir, pero también halló respuestas en el ataque fijo y no sólo de Quinteros, que clavó nueve en el parcial, sino también en Daniel Farabello.

Con un trabajo estupendo, y luego de ver el lado oscuro de una semifinal adversa, el elenco de Svetliza se repuso y se fue al descanso arriba 29 a 25.

Mas cómodo y seguro en el juego, el conjunto entrerriano pudo generar su básquet en los primeros instantes del segundo cuarto.

Con una defensa muy intensa y agresiva, el local obligó errores del rival y tiros apresurados. Con la pelota en la mano salió a mil por hora, y Quinteros o Ruiz Moreno cerraron los contragolpes de la mejor manera. No fue la única virtud de Entre Ríos: tuvo paciencia y no le generó problemas la zona que planteó Santa Fe, halló espacios en ataque estacionado, e incluso le dio juego a Michel y Tintorelli, que respondieron con goles.

En tres minutos el conjunto de Svetliza se fue 40 a 29 en el marcador. Pero tres ataques desafortunados de los entrerrianos le permitieron a Santa Fe no perder el hilo del juego.

De todas maneras, fue el local quien siguió marcando el ritmo del partido. En ofensiva, al estupendo trabajo de Ruiz Moreno, se sumó Tintorelli, que le dio goles y peso ofensivo en el tablero contrario.

Y si bien a los entrerrianos le costó frenar a los internos de Santa Fe, sobre todo al Pollo López, cerraron el primer tiempo 59 a 51 arriba, con toda la impresión que manejaban el juego y podían hacerlo en el complemento también.

La obra completa

Quinteros abrió las persianas del segundo tiempo con un disparo de tres puntos que sacudió la red y el estadio.

Decidido a llegar a la final del campeonato cuanto antes, Entre Ríos arrancó el complemento muy intenso atrás, tal es así que sólo permitió tres puntos de Santa Fe en casi cuatro minutos, y no dejó pasar oportunidades para salir en velocidad al canasto contrario y estirar la ventaja hasta marcar 70 a 54.

Con la distancia y la manija del juego en la mano, el equipo no se detuvo a esperar el fin. Siguió duro atrás y castigando de contra.

Sin embargo no le bastó para terminar la historia ahí nomás. Santa Fe intentó resistir por más que la muñeca de Quinteros anunciaba festejos entrerrianos. Y aguantó como pudo, pero Daniel Farabello llevó al equipo por buenos caminos, Quinteros la siguió metiendo y la chicharra sonó con el tablero 84 a 67 para los entrerrianos.

A sólo diez, nada más que diez minutos de la final quedaron los locales. Con un partido que le decia que sí y un estadio que empujaba todo para el mismo lado.

Santa Fe salió a perseguir a su adversario, a cambiar el rumbo del juego y ponerlo de su lado. Pero le costó demasiado encontrar goles fáciles y Entre Ríos siempre tuvo respuestas rápidas para seguir al mando del encuentro. Quinteros metió lo que tiró, pero no fue la única arma ofensiva a disposición que tuvo el equipo.
Ruiz Moreno fue clave en los instantes del cierre y los minutos se fueron quemando sin que el elenco de Cupulutti divise un atajo para dar vuelta la historia en dos patadas.

El final llegó con aplausos y con ganas de más. De cuarenta minutos más. Los que le faltan a Entre Ríos para hacer historia otra vez, acá nomás, en su tierra, con su gente.

Julián Stoppello

El Diario (Paraná)

Final

Hoy a las 18

Entre Ríos-Buenos Aires

Por el 3º y 4º puesto

Hoy a las16

Santa Fe-La Pampa

Demás posiciones

5º Córdoba

6º Chubut

7º Río Negro

8º Formosa

9º Mendoza

10º Chaco

11º S.del Estero

12º Misiones

COMENTARIOS (0)

DEJA UN COMENTARIO