• 27-05-2022
  • Buenos Aires, 15°C

Se aprieta el Norte

éxito de ceres

Central de Ceres se topó con una complejidad, se le puso cuesta arriba el pleito al límite que a falta 2:20 minutos perdía 75-68. No obstante, encontró la fuerza de la reacción para estampar un cierre 8-0, al que le agregó intensidad defensiva para maniatar al rival. Así, el Aurinegro cantó victoria 76-75 e hilvanó su quinta alegría al hilo para seguir en los puestos encumbrados con 26 puntos. Por su parte, Barrio Parque sumó la segunda caída en fila y quedó con 27 unidades, por el momento como escolta de Independiente de Oliva.

El triunfo del Aurinegro fue hasta milagroso, porque le costó demasiado el juego, por la exigencia del rival, porque no estuvo en sus mejores noches y fundamentalmente, porque remontó una desventaja que parecía decisiva a poco más de dos minutos del cierre.

Pero Central siempre saca ese plus, sentido de pertenencia, garra, actitud, corazón de león y tal vez surjan otros adjetivos. Nuevamente ganó un partido heróico y memorable, de esos que se vieron en innumerables ocasiones, en su casa o de visitante.

Fue dominador durante el primer cuarto y lentamente se fue diluyendo en el desarrollo. Barrio Parque creció defensivamente y coordinó mejor sus ofensivas, aunque muchas veces abusando del lanzamiento perimetral.
Esto lo puso en juego y al mismo tiempo le quitó alguna posibilidad de sacar diferencias mayores.

Sin embargo, el primer tiempo también correspondió estadísticamente a los dirigidos por Lancellotti y lo que siguió en el complemento fue casi todo de los cordobeses, menos el final claro. El Aurinegro buscó con arrestos individuales, luchó, mostró ganas y hasta pareció faltarle esa reacción física que muestran naturalmente.Se debatió entre aciertos y errores, dejando la sensación que con eso no alcanzaba.

Empujando, apretando los dientes y yendo hasta el último aliento, con eso le fue suficiente para dar vuelta un score que parecía irreversible. Lo ganó Central y vendrán los análisis internos repasando el trámite del juego. Pero ganó y ante un rival directo. La mitad del vaso lleno le permite continuar entre los mejores de la Conferencia Norte.

CENTRAL: Baeza (10); Banegas (17); Spalla (10); Matías Martínez (19); Pablo Martínez (15); Cabrera; Torné (5); Fernández; Melastro; Lorenzo Manasero. DT: Enrique Lancellotti.

BARRIO PARQUE: Cognigni (5); Rivata (7); Osella (6); Landoni (16); Moya (4); Buchaillot (22); Bauducco (10); Pedano (5); Cornú; Ponti; Lino. DT: Gustavo Peirone.

Estadio "Raúl Braica"
Árbitros: Fernández-Huck-Socha.

Informe y foto: Prensa Central de Ceres.

DIEZ PARA OLIVA

Libertad cayó 81-78 en la octava presentación de la segunda fase de la Liga Argentina. A pesar de tener un juego interno debilitado por las ausencias de Wall y Giménez, los Tigres estuvieron cerca de dar el zarpazo ante el puntero. No alcanzaron los 26 puntos de Manuel Alonso.

La visita comenzó a toda orquesta el partido. A una tremenda efectividad en triples (6 en el segmento inicial) se le sumó una buena defensa que hizo que el primer cuarto quede a favor de Independiente por 24-10. De hecho, la máxima del juego llegaría en el segundo parcial con un 32-16 favorable a los de Martin González.

Libertad se recuperó en el arranque del segundo capítulo y con cinco unidades seguidas de Eydallin (un triple + un doble tras corrida) dejó las cosas 46-40. Allí el técnico visitante pidió minuto y en el regreso, con un triple de Reinaudi, los de Oliva volvieron a sacar 14 (54-40) en un abrir y cerrar de ojos.

Parecía complicarse la historia para los Tigres hasta que apareció Manuel Alonso. El ceresino anotó 18 puntos en la segunda etapa y fue una de las claves para que los de Porta pasarán a ganar el partido (64-60). Sin embargo, Independiente comenzó a buscar a Martina en el poste bajo y empezó a dañar. De la mano del experimentado pivote de 40 años y un triple de Noblega, a poco menos de dos minutos del cierre, los cordobeses se distanciaron 81-74.

Pero cuatro unidades seguidas de Alonso y un par de buenas defensas aurinegras le dieron la posibilidad a los Tigres de tener la última bola para ir al suplementario. La pelota fue para el goleador del encuentro pero, ante una buena defensa de Giletto, se le escapó de sus manos y se esfumaron las esperanzas aurinegras.

El próximo partido de los Tigres será el día domingo. Allí, desde las 20:00, Libertad visitará a Ameghino de Villa María.

Informe y fotos: Prensa Libertad de Sunchales.

GOLEADA DEL HALCÓN

En el estadio Severo Robledo, San Isidro ratificó su buen presente y abrochó su sexta victoria al hilo, igualando la marca máxima en la segunda categoría nacional. Fue 94-67 frente a Estudiantes de Tucumán y sumó su séptima victoria en ocho partidos de la Fase Regular.

El Nido era una caldera, pero eso no fue impedimento para que los sanfrancisqueños acompañen el buen pasar del equipo, que sumó su sexta victoria consecutiva, igualando su marca máxima en la segunda categoría nacional.

La séptima victoria en esta Fase Regular comenzó con una apertura del juego algo intensa, huella característica de los Halcones Rojos, que se encontraron ante un Estudiantes de Tucumán aguerrido y que dio batalla durante todo el cuarto. Aún con baja eficacia debajo del aro, el elenco santo se adelantó en el marcador y marcó el 19-17.

En el segundo capítulo, Beltramo rotó el equipo y metió tres juveniles en cancha. Con dos triples de Suñe y un doble de Diotto, los Halcones sacaron una ventaja de 10 puntos que mantuvieron casi por todo el cuarto, para irse al descanso largo ganando 44-32.

En el complemento, una ráfaga de goles de Assum, un importante acople de Oberto y una buena distribución de pelota hicieron que San Isidro registre su máxima de 29 puntos de diferencia frente a un rival ya muy debilitado. El cotejo terminó 94-67 ante un público que apoyaba con cánticos.

Ahora, el elenco santo no tendrá descanso ya que deberán viajar porque el próximo domingo, a las 21:30 horas, jugarán de visitante frente a Salta Basket.

San Isidro 94: Santiago Bruno 5, Santiago Assum 21, Milton Vittar 5, José Montero 3, Juan Cruz Oberto 14, Emilio Stucky 6, Jerónimo Suñé 11, Ignacio Cuesta 0, Federico Zezular 8, Valentino Salomone 1, Gonzalo Romero 13, Jeremías Diotto 7. DT: Daniel Beltramo.

Estudiantes de Tucumán 67: Jose Muruaga 20, Juan Cruz Rodriguez 12, Diego Peralta 2, Conrado Echevarria 10, Pablo Walter 10, Roberto Orresta 5, Gonzalo Rodriguez 3, Ignacio Echevarria 3, Leandro Blanca 2, Emiliano Quintar Spina 0. DT: Gabriel Albornoz.

Parciales: San Isidro 19/ Estudiantes 17 – 25/15 – 27/17 – 23/18.
Árbitros: Ezequiel Silva, Nicolas Danna y Sergio Tarifeño
Estadio: “Severo Robledo”.

Informe y fotos: Prensa San Isidro.

PERGAMINO DE RACHA

En su segundo compromiso del año, y en lo que fue el inicio de una gira de tres encuentros por la Conferencia Sur de la Liga Argentina de Básquetbol, Tomás de Rocamora perdió este jueves 87-60 frente a Pergamino Básquet. El perimetral Benjamín Levato fue la figura del encuentro con 19 puntos y 7 rebotes, seguido en el goleo por Santiago Ibarra con 15 y 4 respectivamente. En el Rojo se destacó el interno Tomás Verbauwede con 15 unidades y 10 rebotes.

El resultado final no termina haciéndole justicia al esfuerzo que hizo el equipo de Carlos Pérez con solo ocho jugadores porque Rocamora dio pelea, con un primer cuarto parejo y con un tercero en el que puso en aprietos al dueño de casa para achicar una desventaja de 17 puntos a tan solo 5. De todas formas, Pergamino tuvo más armas en su rotación y tras un último episodio aceitado se terminó quedando con el triunfo para prolongar su buen presente en este comienzo de año.

En el primer episodio, el equipo de Julián Pagura dominó las acciones gracias al goleo de Levato y Tortonesi, con 10 y 8 puntos respectivamente. Ambos sumaron dos triples cada uno y a eso se agregó otro bombazo de Mariani para el 21-18 con el que se cerraron los primeros 10 minutos. En el Rojo hubo un goleo repartido pero sobresalió el trabajo de Verbauwede en la pintura.

En el segundo tramo, el trámite empezó a complicarse para Rocamora porque la pelota no quería entrar, Pergamino se alejó por diez y, encima, Galardo llegó a las tres faltas. Tras un parcial 16-4 Cali Pérez debió parar las acciones para que el tablero no se dispare aún más. La mano caliente de Ibarra fue determinante para el local. El ex Obras Sanitarias sumó 11 puntos, con tres triples en su haber. Al descanso largo se marcharon 49-32 y con la sensación de historia resuelta.

Pero lo que parecía casi un hecho no fue tan así en el arranque del segundo tiempo porque Rocamora marcó en toda la cancha y puso nervioso al rival. Esos nervios llevaron a Pergamino a perder a Khalil Fuller por cinco faltas y enseguida el colombiano Soren De Luque llegó a las cuatro con una técnica incluida. Además, tras un doble de Helman el partido se puso 51-46 a falta de cuatro minutos. Sin embargo, hasta ahí llegaron los esfuerzos del Rojo por alcanzar un milagro ya que después aparecieron en escena Levato e Ibarra y el marcador quedó 63-48 de cara al último cuarto.

La historia de los últimos 10 minutos fue muy diferente porque Pergamino empezó a estirar la brecha desde el principio y llegó a una máxima de 33 puntos a favor. Rocamora ya lo había dado casi todo y no pudo hacer mucho más, terminó cayendo dignamente y con las armas que tenía a su alcance. Además de los 15 puntos de Verbauwede, el otro que llegó al doble dígito fue Manuel Gómez, quien sumó 13 a pesar de no estar tan fino con los tiros de tres. Este viernes Rocamora se medirá con Ciclista Juninense, desde las 21:30, en la continuidad de esta gira que llegará a su fin el domingo en Chivilcoy.

Informe: Prensa Rocamora.

Foto: Prensa Pergamino Básquet.

COMENTARIOS (0)

DEJA UN COMENTARIO