• 20-06-2024
  • Buenos Aires, 15°C

Ricky pone pausa

La salud mental y el básquetbol vuelven a ser noticia, como si esos dos caminos (el del mundo del deporte y el bienestar personal) no fueran dos asuntos fusionados, como si la psiquis de una persona se escindiera de cualquier actividad que ésta realice, independientemente del rol que cumpla; ser padre, madre, empleado, deportista profesional.

Ricky Rubio anunció que dejará el básquetbol para poder centrarse en su salud mental. El base de la selección española, que disputará el mundial a partir del próximo viernes 25, lo hizo a través de un comunicado publicado por la Federación Española de Baloncesto:

“"He decidido parar mi actividad profesional para cuidar mi salud mental. Quiero agradecer todo el apoyo que he recibido de la FEB para entender mi decisión. Hoy #LaFamilia tiene más sentido que nunca. Gracias. Pediría que se respetara mi privacidad para poder afrontar estos momentos y poder dar más información cuando sea el momento".

Rubio, quien forma parte de la plantilla de los Cleveland Cavaliers de la NBA, tiene una extensa trayectoria tanto a nivel NBA, como también internacional vistiendo la camiseta de la selección española.

Con “la Ñ” disputó 92 partidos y se consagró campeón de los Eurobasket 2009 y 2011, como así también del mundial de China 2019, en el que promedió 16.4 puntos, 4.6 rebotes y 6 asistencias, y en la final derrotó a la Argentina. Asimismo se colgó la medalla de plata en Beijing 2008 y de bronce en Río 2016.

Actualmente formaba parte del plantel español que está concentrado en Madrid de cara a la próxima cita en Japón, Indonesia y Filipinas, aunque no participó del partido en el que España le ganó sin problemas a Venezuela por 87 a 57.

En 2018, la problemática de salud mental dentro del mundo NBA explotó con los casos de Kevin Love y DeMare DeRozan, quienes expusieron sus casos públicamente y lograron instalar definitivamente el debate en el deporte profesional.

Años más tardes, Simone Biles sacudió todos los portales de noticias; la gran estrella de la gimnasia estadounidense también decidió ponerle freno a la vorágine de su carrera profesional para atender sus necesidades, y abandonó la prueba por equipos en Tokio 2020.

Lo mismo ocurrió con Naomi Osaka, tenista japonesa, quien no asistió a las conferencias de prensa en Roland Garros 2021 al confesar que le provocaban malestar, fue mutada por ausentarse, y decidió renunciar al Grand Slam parisino.

La presión del éxito como único resultado, la exposición contante ante las nuevas formas de consumir deportes, la fama y el dinero en cantidades desproporcionadas forman un coctel venenoso para cualquier persona. No todas tienen el temple para poder sobrellevar una larga carrera deportiva, ni tampoco para pedir ayuda. Celebramos que Ricky lo haya hecho, tanto como su enorme talento para jugar al básquetbol.

Sebastián Ciano
www.pickandroll.com.ar

COMENTARIOS (0)

DEJA UN COMENTARIO