• 17-04-2024
  • Buenos Aires, 15°C

Alemania y su sueño hecho realidad

Otro de los grandes impactos del 2023. Si bien Alemania estaba como un potencial favorito, todas las miradas estaban puestas en Estados Unidos, Francia y España. Quizás sumando a Canadá con sus NBA más Australia y Lituania. De repente, el teutón mostró tantas virtudes y calidad en su andar, que todos viraron hacia su juego al igual que sucedió con Serbia.

Lo de Alemania fue enorme desde el comienzo. Venció en principio a Japón, dio el primer golpe fuerte al vencer a Australia 85 - 82 para luego deshacerse con autoridad de Finlandia con Markkanen como figura. La segunda rueda también fue aplastante tras las victorias 100 - 73 frente a Georgia y 100 - 71 ante la Eslovenia de Doncic.

Para ese momento, Alemania pasó a tener otra consideración. El liderazgo de Schroeder sumado a los hermanos Wagner, la calidad de Obst en el perímetro e internos con mucha devoción el tiro externo, defensas con ajustes y switch para salir airosos, velocidad y despliegue con un elenco gigante pero funcionando a campo abierto con Theis, Voigtmann, Bonga y Thiemann entendiendo su rol a la perfección.

Las siguientes etapas fueron una locura. Primero venció en una monumental tarea en cuartos de final a una de las grandes revelaciones del torneo Letonia (sin Porzingis). Un durísimo 81 - 79 en el cual Bertans tuvo el tiro de tres para ganar el partido ¿Se imaginan si hubiese entrado ese triple? Llegó el momento cumbre en semifinales. Alemania cruzó ante un Estados Unidos que había perdido su invicto ante Lituania y cambiado el eje del cuadro.

Un partido que quedará en la historia de los mundiales. Alemania ganó 113 - 111 con un verdadero showtime ofensiva ofrecido a lo largo de los 40 minutos. Alemania se despegó tras ganar 35 - 24 el tercer cuarto pero sufrió horrores hasta los últimos segundos. Todos nos quedaremos con el triplazo de Obst (111 - 107 con 1m14s) y la victoria final en un final de enorme tensión. Seis jugadores en doble dígito sumado a 13-30 en triples y 30 asistencias. Una locura.

La final fue realmente un lujo para el amante del básquet. Buenas defensas, claridad de juego, paridad total dentro de un contexto de entendimiento puro y casi como un juego de ajedrez. Serbia llegó como otro de los equipos que sorprendió pero que contó con un nivel superlativo teniendo a Bogdanovic como emblema sin Micic ni Jokic en su roster. Así y todo brilló en ambos costados, sacó del camino a Lituania y le dio batalla a Alemania.

El primer cuarto tuvo a Serbia con un mejor andar. Mejor despliegue defensivo y de juego, con las mayores ventajas y el cierre de 26 - 23 sin que Alemania logre imponerse atrás. El teutón mejoró su imagen en defensa, Schroder lideró en gran nivel, mientras que Serbia pasó a depender de Bogdanovic, aunque todo terminó igualado en 47.

El tercer cuarto fue el determinante del juego. Serbia se estancó ofensivamente, cedió su rebote y quedó mareado ante el juego de lado a lado de Alemania. Los Wagner fueron claves, Bonga y Thiemann desde su lugar más un impresionante Schroeder como emblema logrando un sorprendente +12 en el juego. El final fue apasionante. Serbia renació a puro triple, se colocó 73 - 69 primero y luego 78 - 75 con el triple para empatar que no ingresó. Schroder con dos maravillas y Alemania con aire para sentenciar una final de luxe.

José Fiebig

@Josefiebig

COMENTARIOS (0)

DEJA UN COMENTARIO