• 29-11-2021
  • Buenos Aires, 15°C

Posición lógica, resultado duro

Muy poco pudo hacer la selección contra la mejor versión del equipo estadounidense. Luego del partido la gran pregunta era ¿Por qué Estados Unidos no juega la final?. Suena increíble que este conjunto yanqui este fuera de la lucha del título. Seguramente será más doloroso para ellos la respuesta que para nosotros. Pero esta un escalón por arriba del resto.

Hoy lo demostró contra la Argentina en un partido que por momentos pareció un entrenamiento. Un verdadero baile fue el que se comió Argentina en el primer tiempo. Así de sencillo y sin miramiento. Fue un simple espectador en cancha del show de los norteamericanos.

Hubo un rato de partido. Hasta el 5 iguales de los primeros cuatro minutos, después llegó el vendaval de barras y estrellas. Estados Unidos propuso un partido de ida y vuelta, abierto, de lanzamientos rápidos. Y Argentina contrareamente al planteo original aceptó la propuesta. La única chance que tenía Argentina de ganar era de proponer un ritmo lento, no darle rápido la bola y dominar los tiempos. Le salió todo al revés.

La rotación del banco de la selección norteamericana era constante y la estructura de su equipo, lejos de resentirse, daba la sensación que se alimentaba. Todos corren, todos defienden, todos meten. Con marca presión hombre a hombre en mitad de cancha, provocaron 10 pérdidas en el primer cuarto (4 de ellas de Weigand casi consecutivas) que le dieron la facilidad de correr el contraataque.

La propuesta yanqui de defensa extendida y agresiva, tiros rápidos (y con altos porcentajes) más las pérdidas de una dubitativa selección nacional terminó por cerrar el segmento inicial por una diferencia de 16: 29-13.

El segundo cuarto fue más de lo mismo. Argentina bajó un poco las pérdidas pero siguió muy rígida en ataque (gran déficit en todo el torneo). Con acciones espectaculares, de gran lucimiento (individual y colectivo) Estados Unidos amplió cada vez más la brecha hasta el 61-29 final de la primera etapa. Justamente el cierre del primer tiempo, con pérdidas de balón en la salida misma de la defensa argentina (y sendas conversiones del contrario) provocaron los primeros silbidos en todo el campeonato para el equipo de Gonzalo García.

A esta altura era un papelón y sólo quedaba esperar una gran reacción argentina, no para ganar sino para evitar un papelón mayor. Debe tomarse en cuenta que Estados Unidos ganando por 30 puntos marcaba presión toda la cancha y los nuestros apenas si podían lanzar al aro.

Por suerte para nuestra dignidad, los pibes en el segundo tiempo entendieron el mensaje de defender el orgullo del básquetbol casero. Por momento parecía un partido de los primeros Dream Team en mayores. Algo descontextualizado.

El segundo tiempo, Argentina fue más lúcido en ofensiva y la aparición individual de Matías Sandes (13 puntos) y Leo Mainoldi (8) mejoró la perfomance del equipo. Hubo una diferencia de hasta 40 puntos (75-35), que presagiaban un desastre, pero de apoco, la defensa Argentina acomodó el rebote, y con 32 puntos en el cuarto la distancia se achicó a 27 al final del tercer parcial (88-61).

El último cuarto esta de más y se jugó porque los partidos tienen 40 minutos. Lo ganó Argentina 24-23 con dos triples de Rivero.

El final muestra una selección nacional que terminó donde los papeles lo indicaban. Sólo Canadá no debería estar por sobre Argentina, pero al fin y al cabo, estos maravillosos chicos estadounidense también quedaron fuera. Consuelo de pobres, pero consuelo al fin.

Síntesis
Estados Unidos (99):
Justín Gray 16, Allan Ray 8, Marcus Wiliams 3, Terrence Roberts 2, Nicolas fazekas 15 (FI); Curtis Whiters 14, Rajon Rondo 7, Taj Gray 2, Maurice Collins 4, J.J. Redick 22, Glen Davis 3 y Rudy Gay 15. DT: Phil Martelli.

Argentina (63): Jonatan Treise 5, Leonel Schattmann 7, Axel Weigand 6, Matías Sandes 15 y Leonardo Mainoldi 21 (FI). Alejandro Alloatti 3, Juan Manuel Rivero 10, Diego Brezzo 4, Juan Manuel Torres 2 y Fabricio Vay 10. DT: Gonzalo García.

Parciales: 29-13, 29-61, 88-61.
Árbitros: Dovidavicius, Pacheco, Sahin
Estadio: Polideportivo “Islas Malvinas”. (2000 espectadores)

Pablo Tosal
www.pickandroll.com.ar

COMENTARIOS (1)

cotto 14/08/2005

lastima,las cosas se podian haber hecho mejor,ese es la impresion que nos quedo a muchos que estamos en el mundo del basquet y viviendo de el,hay cosas para mejorar,no voy a valorar a los tecnicos,pero quedaron en el camino jugadores y fueron muchas figuras de “A” que todabia no lo son a veces es preferible un jugador que juega en una liga local contra jugadores de primera y no jugadores que la unica competencia que tienen es en inferiores,mas halla que esten jugando en el exterior,esto nos tiene que servir para aprender y no volver a equivocarnos,fuerza que podemos.

Responder

DEJA UN COMENTARIO