• 06-12-2022
  • Buenos Aires, 15°C

Sorpresa en Japón: ¡Grecia, finalista!

La selección griega dio hoy la mayor sorpresa del Mundial 2006 al tumbar en semifinales al combinado de la NBA, que llegaba al torneo con la misión de recuperar el honor perdido para el baloncesto estadounidense.

Los actuales campeones de Europa dejaron en evidencia a la selección de Estados Unidos, cuyas carencias como equipo eran flagrantes.

Spanoulis fue el gran azote de los estadounidenses, con sus 22 puntos en momentos clave, y sobre todo por su control del tempo del partido que permitió a los helenos moverse en su hábitat desde el primer minuto.

Estados Unidos venía a tratar de reparar la debacle del Mundial Indianápolis, donde otro combinado de figuras de la NBA acabó estrellándose y finalizando sexto.

Desde el comienzo del partido, Grecia consiguió llevar a su rival a su terreno, al cuerpo a cuerpo, a las posesiones largas, al juego de control. Panagiotis Yannakis sabía que el mayor peligro que tienen los estadounidenses son sus fulgurantes transiciones y su tiro exterior.

Hatzivrettas se ocupó de ralentizar el choque desde su arranque llevando al límite las posesiones. En una de ellas se llegó a quedar con el balón en la mano.

Para parar a la poderosa maquinaria ofensiva norteamericana, Yannakis confiaba en la defensa de su equipo, una de las mejores del mundo, si no la mejor.

La selección helena comenzó buscando a Papadopoulos en el poste bajo para que se batiera con Elton Brand, una labor de brega que minó la confianza del pívot de los Angeles Clippers.

Estados Unidos salió muy concentrado. En vez de jugarse el triple a las primeras de cambio como en sus anteriores partidos buscó otras alternativas. Miró dentro y encontró a un Dwight Howard imparable en la pintura.

Con los puntos de Howard y Carmelo Anthony, los estadounidenses lograron una tímida ventaja en el primer corte (12-18, min. 8). Parecía que la brecha comenzaba a abrirse en el marcador, pero EEUU tenía ante sí a uno de los equipos con mayor fortaleza mental del planeta.

Grecia entró en el segundo cuarto con mucha prudencia. Siguió controlando el tempo del partido, sin permitir que su rival se distanciara, aunque llegó a ponerse diez arriba tras un triple de Jonhson (23-33, min. 14).

Pero hasta ahí llegó EEUU. A partir de entonces comenzó el recital de juego griego. La defensa de Diamantidis, todo un especialista en este campo, comenzó a surtir efecto al provocar dos faltas en ataque dos y puso un tapón.

Papaloukas se unió a él con penetraciones y asistencias a los dos gigantes de su equipo Papadopulos y Schortsanitis, en especial al segundo, que con nueve puntos seguidos puso a Grecia arriba (39-38, min. 19).

Estados Unidos parecía aturdido ante la que le estaba cayendo y se fue al descanso con cuatro puntos abajo (45-41) tras una nueva canasta de Papadopoulos.

En el tercer cuarto se esperaba una reacción del combinado de la NBA, pero no se produjo, porque los griegos no la permitieron. El conjunto heleno estaba lanzado, jugaba subido a una nube y no hubo quien los pudiera bajar de ahí.

Tres triples consecutivos de Spanoulis, Diamantidis y Tsartsaris, mientras los jugadores estadounidenses fallaban numerosos tiros libres, propiciaron el despegue en el marcador para Grecia (65-51, min. 25).

El campeón de Europa había noqueado al coloso estadounidense. Carmelo Anthony trató de arreglar el roto que le había hecho su oponente, el más duro que habían tenido en todo el torneo. La estrella de los Denver Nuggets con dos triples consecutivos mantuvo a flote a los suyos (71-61).

La selección griega llegó al último cuarto en la mejor de las situaciones, con diez puntos arriba. Estados Unidos apretó el acelerador de la mano de Wade que metió 7 puntos prácticamente consecutivos.

Pero su efecto fue relativo. Kakiouzis y Spanoulis estaban enchufados y no perdonaban desde el perímetro o incluso haciendo el juego que le correspondía a su contrincante, con transiciones rapidísimas.

Estados Unidos llegó a los instantes finales con una mínima esperanza de salvar los muebles. James logró reducir la renta a cuatro puntos (97-93) a falta de quince segundos. Pero ya era demasiado tarde ante un equipo que si se caracteriza por algo es por su sangre fría en los finales de partidos.

Síntesis
101 - Grecia (14+31+32+24):
Diamantidis (12), Hatzivretas (2), Kakiouzis (15), Fotsis (9), Papadopoulos (8) -cinco inicial-, Papaloukas (8), Schortsianitis (14), Spanoulis (22), Tsartsaris (3), Vasilopoulos (0) y Dikoudis (8).

95 - Estados Unidos (20+21+24+30): Johnson (3), Hinrich (12), James (17), Brand (0), Anthony (27) - cinco inicial - Bosh (3), Howard (10), Battier (1), Miller (0), Jamison (0), Paul (3) y Wade (19).

Arbitros: Fabio Facchini (ITA), Cristiano Jesús Maranho (BRA), Ilija Belosevic (SCG). Excluyeron a Heinrich por cinco personales (min. 39)
Boxscore Oficial

Incidencias: Primer encuentro de las semifinales del Mundial 2006 disputado en el Saitama Super Arena, en la ciudad de Saitama (al norte de Tokio) ante 18.000 espectadores.

Fuente: Javier Villagarcía - EFE y FIBA.com

COMENTARIOS (2)

... 01/09/2006

vamos grecia... rompanlen el c... a los gallegos amargos

Responder
pepe 03/09/2006

Tan amargos somos que os hemos vencido las ultimas 11 veces que jugamos contra vosotros (y en total 17 de 19 si no recuerdo mal) ... normal que vayais pidiendo que nos ganen otros equipos pq el vuestro parece evidente que no lo va a hacer nunca .. =P

Responder

DEJA UN COMENTARIO

NOTICIAS RELACIONADAS