• 27-05-2022
  • Buenos Aires, 15°C

Deportivo Roca se tomó revancha

GRAL. ROCA- Especial- Deportivo Roca bailó al ritmo de «DJ». Porque con una soberbia
actuación del extranjero Darryl Johnson(31 pts., 12 reb y 3 asis.), los dirigidos por Mario Spada
pudieron vengarse de Quilmes Athletic Club y lo derrotaron el Polideportivo
Municipal del Barrio 827 viviendas de esta ciudad por 90 a 83 (parcial
también favorable 46-40).

Desde el arranque del partido quedó en claro que iba a ser muy diferente al
jugado hace poco más de quince días por la fase anterior. Así lo afirmaba
el triple de Mario Sepúlveda en el primer ataque del encuentro. Y
entusiasmó a la gente que fue al «Poli» y a la que se quedó en su casa para
disfrutarlo por televisión como en todo el país.

Como era previsible, el conjunto «cervecero» propuso un juego desordenado,
basado en una presión en toda la cancha sobre el encargado de llevar el
balón. Mientras que sabiendo el punto fuerte del local, cargaba con mucha
gente la zona interna.
De esta manera, con la primera arma bloqueada -por la marca pegajosa y a
presión- Roca puso en practica el Plan «B», en el cual el protagonismo pasó
a ser de los perimetrales y gracias a su movilidad, desbalanceó la defensa
y rápidamente sacó 10 de luz (20-10).
Sin embargo la aparición de lagunas individualidades fue la clave para que
Quilmes descontara y finalizara el cuarto inicial a seis puntos del dueño
de casa (22-16).

A partir del segundo período, la visita logró imponer el ritmo de juego y
en sólo cuatro minutos se puso a tres (29-26). Para tranquilizar a sus
dirigidos Spada volvió a poner en cancha al quinteto inicial, pero la
levantada de Quilmes ya estaba en marcha. La marca fue más aguerrida que
nunca, forzó al «Depo» a perder cuatro ataques consecutivos y empató en 36
a dos del final. Sin embargo el perímetro «naranja» dijo presente
nuevamente y se fueron al descanso largo con seis de luz (46-40).

En el tercer capítulo se mantuvo la intensidad en el juego. Quilmes siguió
imprimiendo el ritmo y se venía ante la impotencia de los locales. Allí fue
donde apareció la tremenda capacidad goleadora de «DJ» que se volvió
imparable para la defensa visitante. De esta manera pudieron mantener la
ventaja para encarar el último segmento del juego.

A partir de la corrección de algunos errores defensivos, Roca consiguió
controlar la dinámica de los «cerveceros», y empezó a estirar la diferencia
en el marcador, que a los cinco minutos ya era de 13 (83-70).
De allí en más la suerte estaba sellada. A Quilmes no le quedó otra que
apostar a los tiros de tres puntos, con una eficacia casi nula; mientras
que el «Depo» se lucía ante su gente.

COMENTARIOS (0)

DEJA UN COMENTARIO