• 25-02-2024
  • Buenos Aires, 15°C

Caribe con vida

El inicio de un crucial partido (sobre todo para República Dominicana) se vio afectado por una demora de veinte minutos, producto de un mal funcionamiento de los tableros. En un comienzo que ya era atípico, se le sumó en el primer minuto y medio otra situación anormal. El local lo dominaba por 6-3, y luego de un triple lanzado por Ronald Ramon, varios dominicanos junto con Miguel Ruíz saltaron al rebote. En una desafortunada situación, Eloy Vargas cayó sobre la rodilla izquierda de Ruíz y, en consecuencia, el ex Libertad de Sunchales debió abandonar el rectángulo de juego sin poder caminar, y no volvió a tener acción en lo que restó del cuarto.

En cuanto al juego, los dueños de casa mostraron una superioridad en los tableros, sobre todo en ofensiva, donde contaron con un Eloy Vargas intratable con 3/3 en la pintura. En el otro bando, Gregory Vargas comandó la batuta con 7 tantos en la misma cantidad de minutos, manteniendo una efectividad perfecta. Con penetraciones de sus externos y aprovechando a un lúcido Néstor Colmenares (2 asistencias en el primer cuarto), mantenía a su equipo en partido, con poco más de dos minutos para el descanso (15-11 Dom). De espaldas al aro, con sus internos rolando bien después de las cortinas y consiguiendo segundas oportunidades; los centroamericanos dominaron a gusto a la poderosa Venezuela en el epílogo de la primera decena (20-11).

Restando sesenta segundos para el cierre del chico, los dirigidos por Melvyn López tuvieron la posibilidad de estirar la brecha a la doble decena, pero David Cubillán con un oportuno robo a Víctor Liz le sacó una falta antideportiva. De todos modos, la visita no pudo sumar más allá de los libres. Y para colmo, Sadiel Rojas con un tiro en suspensión a la salida de un pick and roll selló el 22-13 con el que culminaron los primeros diez minutos.

Las primeras acciones del segundo cuarto vieron muy erráticos a ambos equipos. Por el lado de los caribeños, la presencia de Ruíz nuevamente defendiendo a sus internos y la mala elección en los lanzamientos estancaron su marcador. Por parte de los sudamericanos, en un principio no tuvieron efectividad en los tiros bien posicionados. Pero pasados los tres minutos, Vargas y Cubillán (primera vez que Fernando Duró los probó juntos en la noche), encestaron cinco al hilo y lo obligaron a López a pausar el partido (22-18 Dom).

Sin embargo, las indicaciones no bastaron para frenar una ola de vino tinto que opacó al caribe. La dupla siguió incontenible, con Vargas clavando la daga desde 6,75, Cubillán destacándose por sus pases y Colmenares sacando faltas gracias a su intensidad en las dos mitades (dos de ellas a la Eloy Vargas, figura del rival). De esa manera pasó al frente 23-22 el retador. Recién a falta de 5:04 Juan García destapó el aro para los suyos.

Ya con el electrónico mostrando una paridad, la historia en la segunda mitad del período fue más pareja. Dominicana con tiros cerca del canasto y aprovechando ataques rápidos luego de bloquearle los rebotes ofensivos a Ruíz, fue tomando nuevamente las riendas del cotejo. Por el otro bando, Cubillán y Vargas disminuyeron su rendimiento en cuanto a la efectividad y el dinamismo en las penetraciones, y por ende bajó el alto goleo venezolano. Sin dudas García fue el salvador para el local, y gracias a sus 11 tantos en el cuarto, Dominicana pudo cerrar la primera parte al frente, a pesar de la tempestad de los primeros minutos (34-32). Después de una racha de 10-0 en contra, ganó el resto del chico por 12-9. Vale destacar la alta efectividad en tiros de campo del local con un 54%. Mientras que en doble la cifra fue mejor, llegando al 64%.

Reñido, con defensas extendidas ejerciendo mucha presión, el amanecer del complemento pareció el de un partido que valió la clasificación. Y si bien para Dominicana lo era, Venezuela no regalaba nada a pesar de estar 9-1 en la tabla y primero su zona. Los primeros cinco minutos solo destacaron cinco tantos en el dueño de casa (un doble de Eloy Vargas que volvió a anotar luego de hacerlo en el 1C), y por el lado de la vino tinto un triple de José Vargas. La explicación del bajo goleo se encontró en la agresividad de ambas defensas que, sin caer en el foul, lograron que se consuman posesiones por 24 segundos; o que se tomen tiros muy incomodos. A falta de 3:33, el electrónico marcaba 41-31 y Duró volvió a optar por la doble base, metiendo a Cubillán. El cambio fue por Guillen que frustró algunas ofensiva por tener de más la bola en sus manos, quitándole fluidez al equipo y confianza a el mismo.

El base suplente, otra vez ingresando desde el banco le volvió a dar soluciones al técnico argentino. Con dos triples fugaces, volvió a sumar para los suyos (41-38). El hecho de que los de López continúen arriba, se basó en el reparto del goleo, saliendo de la dependencia de Vargas y García (Apareció Liz con cuatro). La visita Optó erróneamente por intentos de robos que nunca se dieron, concedieron vías libres hacia el canasto, situación que los centroamericanos aprovecharon, sobre todo sacándole faltas a su rival. De todos modos, en la línea de los suspiros no estuvo muy certero, y erró seis de doce libres en el chico.

A falta de 25 segundos, Luis Bethellmy le cometió una infracción antideportiva a Sadiel Rojas. El escolta encestó uno dos y en la reposición, Liz cometió un error que pudiera haberle costado la clasificación a China. Yohanner Sifontes le birló la naranja y, en la desesperación, fue el escolta caribeño quien cometió una antideportiva y llegando a su segunda en el partido se fue expulsado del mismo. Tras esta acción, el retador solo aprovechó un punto para descontar. El tercer parcial terminó entonces con la República Dominicana en ganancia por 46-41.

En el arranque de la última decena, el problema para los de Duró fue el mismo. Dominicana ganaba el cuarto 4-0 y nadie arrancaba el goleo en la visita. Hasta que Gregory Vargas (terminó la noche con 4/6 en triples) apareció en modo diablo con dos bombas consecutivas y un doble y falta en cuestión de segundos, para situar al elenco sudamericano abajo por cuatro (50-46). El pozo no quedó ahí, y tras un foul en ataque de Rojas, la visita continuó hasta llegar a ganar por uno (53-52).

Con la clasificación al mundial agonizando, el amor propio de los dominicanos salió a flote para aferrarse a un triunfo que valía oro. Gelvis Solano y Rigoberto Mendoza metieron una racha salvadora de ocho consecutivos entre los dos y le dieron otra vez el mando a los suyos por 60-53 (dos triples de Mendoza). Duró enfrió las acciones con un time out, pero la sorpresiva dupla Mendoza-Solano con 2/2 en dobles opacó un intento de reacción de su rival (64-61; 1:58). El final de todos modos fue dramático, con los Vargas tomando la posta en la visita, y Solano haciéndose cargo de los ataques centroamericanos. A fuerza de libres, entre Rojas y Eloy Vargas consiguieron una brecha de 6 a falta de 45 segundos (69-63).

Luego de un time out solicitado por Duró, José Vargas encestó cuatro de cinco posibles y le puso suspenso a la definición (70-67). Pese a esto, López tomó la misma mediad que su par, y diagramó una última docena de segundos que dejaron a Dominicana muy cerca de la clasificación al campeonato mundial. Ronald Ramon con dos libres sentenció el triunfo caribeño por 72-67. Con este resultado, la vacante que falta para China 2019 se la van a disputar Uruguay y Puerto Rico.

Gastón Ribotta
Pick&Roll

COMENTARIOS (0)

DEJA UN COMENTARIO